no está satisfecha

DE MALAGRADECIDO A TRAIDOR

De cómo algunos se hicieron milagrosamente congresistas gracias al arrastre de Verónika y ahora lo atacan 

Líos en el Frente Amplio, cuando Tierra y Libertad, no quiere dar la llave al inquilino

Por Yonel Rosales

Publicado: 2017-02-18


La política está atestada de ingratos y traidores. Estate listo para la chaira, no por la espalda, sino de costado. De estas traiciones inimaginables nos describe genialmente George R. R. Martin. Es esencialísima la soberbia, se bruñe cuando se cree tener el poder efímero. Muchos no pisan tierra, cuatro o cinco años pasan volando. Olvidan a quién se deben el puesto.

El congresista por Huánuco, Rogelio Tucto Castillo, está envalentonado, exuda soberbia, olvidó a quien se debe en el cargo que ocupa. Preguntarle por el Frente Amplio, Tierra y Libertad (TyL) o Nuevo Perú (NP), Arana o Mendoza, lo pone ofensivo y lo descubre. Está convencido que es parlamentario por sus méritos, trabajo de bases. Cuando su gran mérito es haber estado en el lugar y tiempo correcto. Ser suplente, y tener más dinero que el titular. El maestro Félix Postijo, se lo recordó en la cara, todo esto y el arrastre de Verónika Mendoza; sin embargo, Castillo contestó, convencido, que no es así. Más tarde, cuando lo entrevisté, se despachó contra Vero y Nuevo Perú.

Ni la plata sola es garantía para hacerse de una curul en el Congreso de la República. El candidato presidencial primero tiene que lograr pasar la valla electoral, tener capacidad de arrastre y, a eso añádale, los votos que por ti mismo debes obtener. No eres conocido, – lo cual es fundamental - no calaste en tus electores, y milagrosamente sales electo; ¿cómo explicas eso?, dirán suerte, sí; más es arrastre. Estar en el lugar y tiempo correcto. Tucto, logra ser candidato gracias al maestro Jacobo Santos, el N° 1 del Frente Amplio por Huánuco, desiste porque no tenía plata para la campaña. ¡Cuánto habrá lamentado haberlo hecho!, al menos en su fuero íntimo. Entonces el accesitario Tucto, reemplaza a Santos. Estuve en esos días decisivos, y Postijo, se lo recordó hace poco.

El resto vino solo. Vero logró el tercer lugar en las elecciones del 2016, gracias a su liderazgo y a las condiciones favorables. Los otros candidatos rezagados como Goyo, Cerrón, Alan y la larga cola, tenían las mismas oportunidades con la exclusión de Acuña y Guzmán, solo pocos lograron posicionarse como Mendoza, y su arrastre colocó 20 congresistas. Algunos se deben a sus méritos, como el reelegido Danmert, Quintanilla, etc. No es el caso de Rogelio, cuyo centro de operaciones fue Huánuco, de las once provincias que tiene la región. Su campaña lo enfocó a las grandes ciudades, por televisión, impresión y algunas visitas. El ratio de la tele no va más allá de la ciudad, en cambio los diarios llegan a algunas provincias más, Ambo, Leoncio Prado, Huánuco; y los volantes, gigantografías, etc., a casi todos lados, eso, si tienes equipo o voluntarios místicos.

“Tucto, a diferencia de sus homólogos Guillermo Bocagel y Karina Beteta, no tenía propaganda previa”

En You Tube, a casi un año de la campaña, está el spot del congresista Tucto, apenas tiene 276 reproducciones, otra más ridícula, solo 5, con ello no convences, no logras los votos necesarios. Es verdad, pese al esfuerzo e inversión de Rogelio, las ciudades le fueron adversas. Para muestra algunos botones de mesas electorales. En Ambo: Fujimoristas (F) 79, PPK 51 y Frente Amplio (FA) 38; Leoncio Prado: F 65, PPK 31 y FA 27; Pachitea: F 55, PPK 45 y FA 21; Huánuco: F 64, PPK 41 y FA 21. Esta última, donde centró su campaña, resultado pobre. ¿Cómo es que un desconocido, de última hora, con el tercer lugar donde centró su campaña (cuarto, si consideramos los dos fujimoristas elegidos y el tercero de PPK), logra hacerse de una curul? Fácil, con los votos mayoritarios de las provincias que quizás visitó o nunca, del cuarto lugar lo suben al tercero, justo para los tres congresistas por Huánuco. Algunos ejemplos de mesas de votación, Yarowilca: FA 85, F 18, PPK unos cuantos; Huamalíes: FA 46 y F 26; en Dos de Mayo, Huacaybamba, Marañón, Lauricocha, Puerto Inca, las cifras son similares o hay empates, en desmedro de PPK. Estas cifras demuestran a quien se debe Rogelio Tucto, a diferencia de sus homólogos Guillermo Bocagel y Karina Beteta, no tenía propaganda previa, lo mismo que Rodolfo Espinoza de PPK, con apabullante votación preferencial, pero no más que el arrastre de Vero, decisivo para elegir a Rogelio. Gracias a que las provincias altoandinas votaron mayoritariamente por la Pukahuayta. Se lo recuerdo por lo siguiente:

El malagradecido

Tucto es un malagradecido con las provincias que le hicieron congresista, centraliza su trabajo en las ciudades que le fueron adversas. No digo que no haga nada por ellos, pero un mínimo de gratitud es priorizar a quien te debes. La otra vez lo entreviste, ni siquiera se interesó por un problema importante, la pésima carretera que tenemos, con millones de soles para el mantenimiento. Cuando mi pregunta fue si fiscaliza, me respondió, resaltando, “los periodistas de provincias confunden…” que los congresistas tenemos que ver con las obras. Le pregunto por la fiscalización, le hice notar.

A traidor

No solo es ingrato con los pueblos que votaron mayoritariamente por la Pukahuayta, también con quien lo arrastró a ese puesto, Verónika Mendoza. Al igual que su nuevo líder de Tucto, Marco Arana, que también olvido a quién se debe, gracias a que Goyo no pasó la valla electoral en Cajamarca. Imagínense, ni en su propia tierra logró la votación suficiente y quería la presidencia. Quizás también eso sea falso y me haga ignorante.

Les decía, entrevisté a Tucto, al cuestionarle por los líos en el Frente Amplio, se despachó contra quien lo arrastró al congreso, Verónika y Nuevo Perú, también contra sus miembros como Marisa Glave, Indira Huilca. Con los clásicos ataques del fujimorismo, “caviares”, con el ímpetu y desprecio de doña Martha Chávez. Los extremos se parecen.

El dogmático soberbio

También le consulté por cómo es que los puritanos de TyL, representado por Jorge Castro, votaron por el fujimorista Víctor Albrecht para que presida la comisión Lava Jato, la más importante de los últimos tiempos. Aseguró que no votaron por el fujimorista, sino por una mesa directiva. Insistí, pero, terminaron votando por el fujimorismo, cuando el fujimorismo y la izquierda, por cuestiones éticas, son como el agua y el aceite. Además, en el 2015 el fujiaprismo boicoteó la comisión Pari, cuando investigaron el mismo caso. Soberbio, me contestó: si no que en tu ignorancia no entiendes que no votamos por el fujimorismo; como los periodistas, generalmente ignoramos y preguntamos para saber; entonces explíqueme cómo es eso de votar por un fujimorista y negarlo. Volvió a la carga.

“Tiene el don del cinismo comparable al de Alan, o quizás lo sobre estimo”

Entrevisté al proxeneta excongresista Néstor Valqui, este huyó. El congresista Fernando Andrade, ante mi insistencia incómoda optó por decir estoy apurado. Tito Valle, ya parlamentario, terminó pellizcándome por lo bajo de las grabadoras. Keiko Fujimori, disimuló con una falsa sonrisa. Ene ejemplos, que ante lo evidente, al menos titubeaban. Pero Rogelio Tucto no, tiene el don del cinismo comparable al de Alan, o quizás lo sobre estimo. ¿No será que usted es dogmático?, le dije, por su cerrazón con el voto a favor del fujimorista. Contestó sabiondo que era doblemente ignorante, dogmático solo se usa para la religión. Ante tal seguridad de mentiras, uno duda. Consulté al mataburro, también a la DRAE, dogmático: “Inflexible, que mantiene sus opiniones como verdades inconcusas…”. Todos ignoramos señor congresista, y eso nos hace ignorantes, pero no todos los sabios andan gritoneando ignorante al que ignora.

Para cerrar con broche de oro, Tucto, terminó citando Eclesiastés Capítulo 18, versículo 19, en eso sí titubeó: “¡antes de hablar infórmate!”, a ver si lo encuentran, casi se fue entre aplausos, ¿cuántos consultaron su biblia luego? Yo no tenía el libro, un amigo evangélico sí. Resulta que Eclesiastés solo tiene hasta el capítulo 12. Busqué en la red, lo mismo en la mayoría, a excepción de uno: “antes de hablar aprende”, dice, pero no en los números del congresista, sino en el Cap. 19. Ver. 19. En el Cap. 18 Ver. 18, afirma “El necio insulta sin caridad”, o ¿eso quiso decirse? Tras el demostrado dogmatismo de Tucto, todo cuanto demuestro también debe ser falso. Es el nuevo discurso de la posverdad o, como dijera Kellyanne Conway, son “hechos alternativos”.

Cuando confías la llave al inquilino

“Son de lo peor”, me contestó Abraham Valencia, exasesor de la bancada del Frente Amplio, en referencia de los puritanos de TyL. Recientemente lo votaron por el pecado de ser cercano a Verónika Mendoza y el Nuevo Perú. Para Arana, Tucto y los demás es un delito que se paga caro apoyar a la excandidata de la pukahuayta. Lamento que la izquierda, como tantas otras veces, esté dividiéndose infraternamente, por la cerrazón de los aranistas. Camino a insoldables.

Cuando decides compartir la casa con alguien más, puede ser por alquiler. Con mi experiencia, siempre te entregan la llave de ingreso a la casa, con términos y condiciones, entre ellos, pagar el arriendo, no robarte nada, obvio. Si al inquilino no le gusta, o al otro, buscas otra casa. Cuando TyL, el partido de los aranistas, acogió a varias organizaciones sin inscripción, ambas partes aceptaron términos y condiciones. Luego de un tiempo de convivencia beneficiosa mutua, la gente de Verónika, pidió la llave de la casa para compartirla, es decir, quisieron inscribirse como militantes, se negaron en todo su derecho. Entonces, los rechazados deciden construir su propia casa, se llama Nuevo Perú, en un largo y sacrificado proceso, usando todos los medios posibles de posicionamiento. No obstante, la piconería, el celo, desató la ira de los aranistas. Buscan boicotear el trabajo de recolección de firmas, intentan hundir a Verónika y su grupo, en juego a pared con el fujiaprismo, pues tienen la sartén por el mango. En el congreso retiraron los proyectos de ley de la gente de Vero, botaron a los asesores cercanos a Vero. Insultos y descalificaciones públicas, y los de Vero poniendo pañitos fríos. ¿Preparando terreno para expulsar de la bancada y dejar en la nada a Vero y NP?

¿Y adivinen, el malgradecido Rogelio Tucto, a quién creen que mete la chaira?, a Verónika, a quien lo arrastró al congreso. Pero qué puedes esperar de Tucto, si después de mucho tiempo te reencuentras, lo entrevistas y ni te da las gracias por el granito de arena que pusiste en su campaña. Aunque para ser sinceros, indirectamente para Tucto. Recuerdo a un colega periodista que me preguntó si era mi candidato al verme con su propaganda, respondí que no, mi candidata es Verónika. Como no teníamos material de campaña de Vero usamos lo disponible. Así, hubo decenas de voluntarios místicos, con volantes y afiches a distritos lejanos de Huánuco. Como uno no sabe para quién trabaja, ensucié la fachada de mi casa con propaganda electoral, y por el milagro de Vero, Tucto resultó electo gracias a los pueblos lejanos. Ojalá seas consecuente, y la próxima no te cuelgues de Vero, trabaja duro, pero te falta algo esencial de todo buen político.


Escrito por

Yonel Rosales Caballero

Trepar árboles, manejar bicicleta y jugar con los canes; y malograr el día a los políticos, de vez en cuando. Nada compatibles.


Publicado en

Menor interés

De todo un poco? y también quizás de política